aragóndigital.es
Síguenos en...
Viernes, 19 de enero de 2018
EL FUTURO ES LO DE MENOS
Chema López Juderías

5/1/2018

Que todo va bien

El libro del Antiguo Testamento cuenta la historia del santo Job. Era un tipo adinerado, con muchos hijos y con una existencia feliz. Además, tenía un comportamiento intachable para no enfadar a Dios.

Satanás, siempre enfrascado en movidas para atraer seguidores y quitárselos a Dios, le propuso a éste un juego macabro: despójale de todas sus riquezas y ya verás como deja de adorarte tanto.

Y así se hizo, aunque el resultado no fue el que esperaba Lucifer. Job, a pesar de quedarse sin blanca y de perder a su familia, siguió en sus trece para ganarse el respeto de Dios, quien acabó recompensando al santo devolviéndole la pasta y la felicidad y haciéndole vivir 140 años.

¿Y a qué santo viene esta referencia bíblica? Pues a que a veces los turolenses tenemos alma de santos y más concretamente alma de santo Job. Somos de una paciencia infinita con según qué asuntos.

En los últimos días este periódico ha hecho balance de dos temas cruciales para miles de personas: el futuro del servicio de pasajeros del ferrocarril, que pasa por considerarlo de carácter público y el hospital de Alcañiz.

Lo primero, a pesar de que nos cuenten de vez en cuando las negociaciones que el Gobierno de Aragón está haciendo con Fomento, sigue en el mismo punto que hace dos años: es decir, en el punto de partida. Mientras no se garantice, el transporte de viajeros en tren desde Teruel hacia Valencia o Zaragoza siempre estará en el aire por su escasa rentabilidad.

Y respecto a lo segundo, pues aquí seguimos, esperando a que alguna máquina comience a trabajar en una explanada donde se puso una primera piedra en octubre y que a día de hoy sigue siendo un erial. Parece broma, pero es que la obra de Alcañiz se prometió para 2010.

Podría hablar de los buses a Madrid, de la 211, de la 330, de la A68, del hospital de Teruel o de la despoblación, pero me voy a callar por si acaso todo esto es una prueba para medir nuestra paciencia y Dios nos acaba recompensando, como a Job. Dios, si me estás escuchando, tranquilo, que aquí todo va bien. 

© 2018 Diario de Teruel. All rights reserved.