aragóndigital.es
Síguenos en...
Miércoles, 18 de julio de 2018
ENTREVISTAS

2/7/2018

Daniel Lavella, asesor de Fundación Cepaim: “Los niños que sufren una situación discriminatoria presentan secuelas físicas”

Alicia Royo
imprimir
Daniel Lavella, durante la presentación de la campaña ‘Quiero verte’ en el salón de actos del Museo de Teruel
Daniel Lavella, durante la presentación de la campaña ‘Quiero verte’ en el salón de actos del Museo de Teruel

El asesor de estrategias de sensibilización y comunicación social de Fundación Cepaim, Daniel Lavella, incidió durante la reciente presentación en Teruel de la campaña de prevención de la xenofobia y el racismo Quiero verte en las negativas consecuencias de sufrir una experiencia discriminatoria en la infancia. En su opinión, la educación para evitarlas debe darse en el seno familiar y no solo en la escuela.

- ¿Cuál es el objetivo de la campaña Quiero verte?

- Es una campaña promovida por Fundación Cepaim a nivel nacional, financiada por la dirección general de Familias e Infancia perteneciente al Ministerio de Igualdad, dedicada exclusivamente a estrategias de sensibilización.

- Pero de sensibilización en un ámbito muy concreto...

- En este caso, Cepaim apuesta por la prevención en relación a la xenofobia y el racismo. Pone en primera línea a la infancia, en cómo educamos y cómo nos educan. Y toda la estrategia va sobre ese lenguaje normalizado que escuchan los niños y niñas, y cómo ese lenguaje coloquial va haciendo segmentación entre nosotros y ellos. Es decir, cuando el niño o la niña empieza a escuchar que el otro, con el que por ejemplo comparte el aula o su círculo de socialización, es diferente. 

- ¿Qué supone para un niño sentirse diferente?

- La campaña promueve los derechos humanos e incide en las consecuencias que tiene una experiencia discriminatoria en la infancia. No estamos hablando solo de aquello que debemos hacer para poner en valor el desarrollo humano y el bienestar social, sino en las secuelas físicas que deja el racismo y la xenofobia en los niños y niñas.

- ¿Tan nefastas son sus consecuencias?

- En la primera infancia, de 1 a 5 años, el cerebro está en pleno desarrollo de las capacidades cognitivas superiores, como la lógica, el aprendizaje o la socialización. Cuando experimenta una experiencia discriminatoria, el desarrollo de su cerebro se va a centrar en la amenaza, es decir, se pone en alerta ante toda amenaza externa.

-¿Y cómo puede detectarse?

- El niño no sale al recreo, no quiere ir al baño, no quiere ir a la escuela… Corta todo su proceso de aprendizaje. Luego tiene unas secuelas físicas, de estrés, respiratorias, de angustia... Eso provoca el rechazo, el temor y el odio al otro.

- La campaña, ¿va dirigida especialmente a educadores?

- Va dirigida a educadores, pero no es solo un anuncio. Consiste en cuatro unidades didácticas que estamos desarrollando sobre las presentaciones que estamos llevando a cabo. Las unidades estarán terminadas a final de año pero el laboratorio son las presentaciones. Y estamos viendo que esta campaña va dirigida a las asociaciones de padres y madres de alumnos. Por eso, incidimos en cómo los educadores pueden desarrollarlo con los padres. Tenemos bastantes indicadores de que el público objetivo son los padres y madres, es decir, el núcleo familiar. No debemos darle toda la responsabilidad a la escuela ni en los niños, que no saben nada de la discriminación sino que la aprenden.

- ¿Cuál es la clave para educarles en la igualdad?

- Hay que crear espacios de reflexión en las aulas. Hay que fomentar el aprendizaje circular, es decir, que el alumnado asuma responsabilidades y que sean escuchadas. En las relaciones humanas, todos hemos pasado por el aula y hemos tenido más afinidades con unos u otros compañeros. Y lo que une es la amistad, la parte empática y emocional que tenemos todos, y eso hay que respetarlo.

- ¿Qué situación hay en España frente a la xenofobia y el racismo?

- A pesar de los cambios que ha habido en los últimos 30 años con la inmigración, es un país solidario y consciente de lo que está pasando en el Mediterráneo. Todas las organizaciones, y pongo como ejemplo a Cepaim, no es que apuesten, es que hacen. No estamos radicalizados en posiciones en las que haya personas que se vean afectadas. Sí que hay puntos, pero desde Cepaim creemos que es un país solidario y lo ha demostrado con el Aquarius. Hemos visto encuestas frívolas en las redes sociales preguntado si estábamos de acuerdo en acoger a las personas del Aquarius. Pero la pregunta debería haber sido: “¿Está usted de acuerdo en condenar a muerte por omisión a esas personas que llegan?

- ¿Qué papel juegan los medios de comunicación en esa labor de sensibilización?

- Los medios de comunicación tienen una responsabilidad muy grande de cuidar el lenguaje. Generan opinión pública y les invitamos a generar reflexión pública. Palabras en los titulares como avalancha o efecto llamada provocan xenofobia y racismo. 

Portada de Hoy

© 2018 Diario de Teruel. All rights reserved.