aragóndigital.es
Síguenos en...
Lunes, 10 de diciembre de 2018
CULTURA

13/4/2018

Una historia para dormir niños y despertar adultos

La escritora e ilustradora Pilar Domené presenta este sábado "Cuento de Grullas"
Miguel Ángel Artigas
imprimir
Uno de los dibujos en tinta y acuarela, realizados también por Pilar Domené, que ilustran el cuento publicado por Terueligráfica
Uno de los dibujos en tinta y acuarela, realizados también por Pilar Domené, que ilustran el cuento publicado por Terueligráfica

Luneta es una niña atípica y bohemia, que siempre está en las nubes y que cuando regresa asaetea a todos con preguntas, preguntas y preguntas para saciar su infinita curiosidad. Y Sabino es su amigo del alma, alguien con sabiduría y paciencia para dar y regalar, que disfruta compartiendo sus conocimientos y su amor por la naturaleza. 

Son los personajes protagonistas de Cuento de Grullas, una narración escrita e ilustrada por la turolense Pilar Domené que será presentada este sábado, en un acto que tendrá lugar en el salón de actos de la sede del Gobierno de Aragón en Teruel a partir de las 18.30 horas. Se trata de una de esas obras que dignifican el género y que, tras una fachada de libro infantil, esconde muchos matices. “Los cuentos infantiles duermen a los niños y despiertan a los adultos”, afirma la escritora e ilustradora autodidacta. Todos los beneficios que se obtengan con la venta de los 400 ejemplares de la edición que saca a la calle la empresa turolense Terueligráfica irán destinados a la Asociación Española Contra el Cáncer en Teruel. 

Luneta y Sabino son trasuntos de la propia autora, Pilar Domené, y de Uge Fuertes, fotógrafo, naturalista y uno de los mejores conocedores de las grullas de Gallocanta, uno de los lugares preferidos de la escritora con el permiso de Sierra Palomera, “donde se escucha el silencio y la paz”. Fuertes, además de aportar al cuento un pequeño y delicioso poema al libro, ha sido el catalizador de una historia que habla de la amistad, de la naturaleza, de la curiosidad del niño que hiberna en el adulto y del eterno ciclo natural, ya que fue el de Monreal quien descubrió a Domené todos los secretos de las grullas y de Gallocanta. En ese sentido, “el libro es un poco autobiográfico de lo que ocurrió hace dos años, cuando visitamos tantas veces la laguna con él”. 

Luneta y Sabino son amigos del alma. La niña ve un día las grullas que vienen a veranear a Gallocanta y pregunta a su amigo quiénes son esas elegantes aves que vuelan en grandes bandadas. Sabino le cuenta que vienen del norte buscando nuestro calor, como cada año. Cuando se marchan las grullas se llevan cada una de ellas un pedacito del corazón de la enamoradiza Luneta. A su regreso la tristeza le embarga cuando comprueba con sus prismáticos que muchas de las grullas no llevan en su pico el trocito de corazón que se llevaron, y piensa que la han olvidado. Pero Sabino, con su infinita paciencia, le contará el porqué de esa ausencia y hará que su amiga vuelva a sonreír de nuevo.

Se trata de una historia de retornos; del retorno de las grullas cada año a nuestro pedazo de naturaleza privilegiada, del retorno de nuestras preguntas en forma de respuestas cuando tenemos un buen amigo en quien confiar para formulárselas, y también en el regreso de la naturaleza infantil, curiosa, vital y sin revés, que deberíamos anhelar y perseguir todos los adultos. 

Una historia ilustrada por la propio Pilar Domené a base de acuarelas y tinta, con un estilo muy personal y reconocible, que aunque va dirigido a los niños, también ofrece matices y lecturas para los mayores, muchos de ellos escondidos en las ilustraciones, en apariencia sencillas y hasta esquemáticas, pero llenas de simbologías.  

También pueden verse detalles que convierten el cuento en lo que deberían ser todos, una herramienta de comunicación entre niños y adultos. “En las ilustraciones he incluido a propósito detalles que los niños desconocen, como una bolsa de agua caliente para las noches, o el misinico que es como llamábamos a los gatos cuando era pequeña...”. Son lo que hoy en día llamaríamos pequeños huevos de Pascua  destinados a picar la curiosidad de los más pequeños. “Recuerdo que cuando mi hija era pequeña le leía cuentos, pero luego de cada cuento salían muchos más, que te permitían convertirte en maestro y psicólogo. Con cada ilustración mi hija me hacía un montón de preguntas y cada respuesta era casi como un cuento diferente. Eso es lo que intento hacer con Cuento de Grullas, crear un espacio para que los papás vuelvan a convertirse en niños y tengan la posibilidad de transmitir a sus hijos muchas cosas nobles y bonitas”.

Creadora autodidacta

Pilar Domené es enfermera de profesión y creadora autodidacta de vocación. Cuento de Grullas es la primera obra que publica, más allá de un cuento que ilustró para Uge Fuertes o de alguna obra que formó parte de la exposición colectiva Refugiados que tuvo lugar en la Escuela de Arte en mayo de 2016.  

Aunque ha recibido formación de Caterina Burgos y Fernando Torrent, ha sido su permanente relación con el arte desde pequeña y una sensibilidad que se percibe incluso en el timbre de su voz los que han modelado su estilo en la ilustración. Un estilo en apariencia minimalista y esquemático, pero imbricado y que saca el máximo partido a trazos simples como quien lleva décadas expresándose a través del dibujo. Cargado siempre de símbolos y de elementos que interpretar y exprimir, ni siquiera el más simple de los puntos o los trazos es gratuito en sus lustraciones, que al final dibujan sentimientos antes que nada.

Una chispa que se enciende

La chispa que encendió el interruptor creativo de Pilar Domené fue un cáncer que le fue diagnosticado hace dos años. “Al principio es un gran varapalo que te cambia la vida, pero estoy muy contenta, porque mi diagnóstico fue casual, y ya existía un tratamiento para lo que yo necesitaba. Los médicos me dijeron que si yo hubiera enfermado uno o dos años antes no habría habido nada que hacer”. Por eso los beneficios de Cuento de Grullas irán a parar a la Asociación Española Contra el Cáncer. “Hay unas cabezas que piensan, que estudian y que investigan para que los enfermos tengan armas para luchar y aferrarse a la vida, pero eso cuesta dinero y yo pensé que tenía que hacer algo para ayudar”. 

En la ingente tarea de aceptar la enfermedad y de convertirla en un catalizador que deje tras de sí belleza y poesía como la de Cuento de Grullas han jugado un papel imprescindible tres personas: “Mi marido, Miguel Ángel, mi hija, Penélope, y mi madre, Bienvenida”, afirma. “Todo lo que soy y hago ahora mismo se debe a la paz que me dan ellos en casa. Esto es una lucha en la que estamos implicados muchas personas, y cada una de ellas es necesaria”. 

Ese renacer, ese despertar y ese retorno del que, al final, habla Cuento de Grullas, es un mensaje a navegantes que, entre líneas, lanza Pilar Domené. “Mi experiencia me dice cuando el alma llora te dice muchas cosas y afloran los verdaderos sentimientos”, explica la turolense. “Esas cosas tienen que salir y el arte es una buena forma de hacerlo. En el día a día te dejas llevar por la rutina, por lo que hace todo el mundo y por las cavilaciones que no tienen ningún sentido. Pero cuando tu alma llora de verdad te das cuenta de que el tiempo no puedes perderlo gratuitamente”. “En mi experiencia”, subraya la turolense, “alguien vino y me dio un toque en la espalda, en mi caso la enfermedad, y me dijo: ‘Pili, despierta, que tienes mucho por hacer”. 

Portada de Hoy

© 2018 Diario de Teruel. All rights reserved.

EDITA: PRENSA DE TERUEL, S.L. • DEPÓSITO LEGAL: TE-2-1961

Teruel: Avenida de Sagunto nº 27 C.P. 44002 Tlf.: 978 617 087 Fax: 978 600 682 • Alcañiz: Avenida de Aragón nº6 - 3ª Plta. C.P. 44600
Tlf.: 978 870 386 Fax: 978 832 515 Administración, publicidad y suscripciones: Tlf.: 978 617 087 Fax: 978 604 702 Emails: direccion@diariodeteruel.netredaccion@diariodeteruel.net alcaniz@diariodeteruel.netcomarcas@diariodeteruel.netdeportes@diariodeteruel.netdeportesalcaniz@diariodeteruel.netpublicidad@diariodeteruel.net suscripciones@diariodeteruel.netmaquetacion@diariodeteruel.netautoedicion@diariodeteruel.net