aragóndigital.es
Síguenos en...
Lunes, 28 de mayo de 2018
SOCIEDAD

8/2/2018

Cómo hacer que tus empleados sean más felices (y más productivos)

Algunos consejos prácticos para conseguir un mejor ambiente en el trabajo
Redacción
imprimir

Sin duda alguna el sueño de cualquier empresario es tener a los empleados más felices del mundo. Un ambiente de trabajo donde el optimismo, la felicidad y una actitud proactiva estén siempre presentes como un reflejo no solo de que los trabajadores están a gusto en su trabajo sino de que se encuentran bien llevando a cabo las diferentes tareas para las que están contratados. Un sueño que por desgracia no suele ser lo más habitual que nos encontramos. A pesar de que nadie dudará de que tiene un impacto directo en la eficiencia, en la productividad y en la eficacia de cualquier negocio, sea cual sea el área en la que nos encontremos.

De hecho, no nos debería de sorprender que cada vez haya más profesionales de diferentes sectores (desde la psicología hasta el marketing pasando por todo tipo de actividades organizadas y diseñadas especialmente para las empresas) que buscan precisamente dar con las claves necesarias para conseguir la felicidad de los trabajadores. Unas serie de aspectos que cualquier empresa pueda implementar en su día a día laboral y que se traduzca en una mejora en todos los sentidos. 

Es decir, dar con las claves que todo negocio necesita para poder llegar a ser una de las empresas preferidas de los españoles, tanto por su filosofía de trabajo (donde también nos encontraríamos los diferentes aspectos positivos con los que contribuye a la sociedad) como por el trato y la opinión que tienen los trabajadores de la misma. 

Por ese motivo, a continuación vamos a dar algunos consejos prácticos gracias a los cuales estaremos más cerca de conseguir todo esto en nuestro negocio:

1. El respeto como la base de toda relación laboral: al igual que ocurre con cualquier relación personal que tengamos, si no existe un respeto mutuo, no conseguiremos tener un buen ambiente laboral. Y mucho menos conseguiremos que nuestros empleados sean felices. Es cierto que las jerarquías laborales son necesarias pero eso no quiere decir que nos olvidemos de tratar al resto como lo que son: personas que merecen respeto.

2. La flexibilidad y la transparencia en el trabajo: dos aspectos que nos acercarán un poco a conseguir la felicidad de nuestros trabajadores. No solo por el hecho de que un trabajo flexible sea una forma de poder conciliar mejor algún imprevisto que nos pueda surgir sino porque será ideal para poder compaginar nuestra vida personal y laboral. Si bien es cierto que eso no quiere decir que no haya disciplina u horarios, todo lo contrario. Simplemente se trata de ser transparentes en todo momento, sabiendo qué es lo que hay que hacer, cuáles son las responsabilidades de cada uno y cuándo es posible ser más flexibles en nuestro trabajo.

3. Incentiva a tus trabajadores: tanto con recompensas económicas (por ejemplo, con subidas de sueldo periódicas siempre y cuando la viabilidad financiera de nuestro negocio lo permita) como con otro tipo de recompensas que no tendrán un impacto directo en nuestras cuentas pero que sí lo tendrá en la felicidad de nuestros trabajadores. Por ejemplo, la cesta de Navidad, bonos regalos, mejoras en las condiciones laborales, etc.

4. El conocimiento y la mejora continuos: otra forma de incentivar a nuestros trabajadores y de conseguir que sean más felices en el trabajo es incentivando sus conocimientos. Al fin y al cabo, un trabajador no es un mero autómata que repite una y otra vez lo mismo sino que es una persona que tiene una serie de aptitudes que puede seguir desarrollando e implementando día a día. Una de las mejores formas de ser felices es teniendo una buena autoestima y sin duda alguna esto es algo que podemos conseguir gracias al trabajo, viendo cómo ponemos en práctica los conocimientos que tenemos.

5. Crea un buen ambiente de trabajo: si nos sentimos cómodos en nuestro lugar de trabajo, estaremos más cerca de ser felices. A nadie le gusta llegar a su puesto y no tener unas instalaciones buenas, no disponer de un lugar donde poder tomarse un descanso antes de volver con el trabajo del día, etc. Invertir en cuestiones como el mobiliario, los uniformes o los accesorios que ponemos a disposición de nuestros trabajadores será sinónimo de un mejor ambiente de trabajo. De hecho, un gesto tan simple como saber elegir una cafetera adecuada ha demostrado tener efectos muy positivos en los trabajos.

6. La comunicación: finalmente, no podíamos olvidarnos de hablar de un punto que es fundamental cuando se trata de conseguir la felicidad de nuestros trabajadores. Si no hay comunicación, no solo no conseguiremos esa eficiencia que buscamos sino que lo más probable es que nuestros trabajadores acaben pensando que su opinión no es importante en el trabajo. Recuerda que son parte de la empresa también.

 

Portada de Hoy

© 2018 Diario de Teruel. All rights reserved.