aragóndigital.es
Síguenos en...
Sábado, 20 de enero de 2018
BAJO ARAGÓN

13/1/2018

Calanda se pregunta “cómo va a querer alguien vivir en una provincia donde la seguridad aparece cuando ya es tarde”

Centenares de personas participan en el homenaje al calandino Víctor Romero, uno de los guardias civiles asesinados junto a un ganadero en Andorra
Marcos Navarro
imprimir

“¿Cómo va a querer alguien vivir en una provincia donde la seguridad aparece cuando ya es tarde? ¿Cómo va a querer vivir alguien en un lugar donde las autoridades nos ignoran y no escuchan nuestras necesidades?”, se preguntan los familiares y amigos de Víctor Romero, uno de los guardias civiles asesinados por Norbert Feher, alias Igor El Ruso, que este sábado ha recibido un homenaje a título póstumo en su localidad natal, Calanda. El pueblo ha alzado la voz para reclamar “justicia y verdad” para que el asesino confeso cumpla su pena íntegra y las autoridades dejen de “engañar” a los habitantes del medio rural.

“Nos merecemos tener una seguridad rural en condiciones”, reza el manifiesto que sobre las siete de la tarde han leído en la plaza de España los allegados de Romero, que junto al agente gaditano Víctor Jesús Caballero y el ganadero andorrano José Luis Iranzo murió asesinado a tiros el pasado 14 de diciembre a manos de uno de los criminales más buscados por Italia.

Nueve días antes, el exmilitar serbio la había emprendido a tiros con un arma corta en un masico de Albalate del Arzobispo contra los lugareños Manuel Marcuello y Manuel Abad. “El uso de este tipo de armas indicaba que no se trataba de un delincuente común, por ello no entendemos cómo no se aplicaron los dispositivos de seguridad necesarios” para acorralarle y detenerle, indica el texto leído en público ante centenares de personas.

“Los pequeños robos en masicos de los alrededores se sucedieron día tras día y no se pusieron los medios adecuados para localizar al autor. Las muertes de Víctor, Víctor Jesús y José Luis demuestran que las medidas fueron insuficientes”, claman los calandinos, que al filo de las 18:30 horas han lanzado globos de helio al cielo rotulados con mensajes de “pena, dolor y rabia”. El acto ha tenido lugar en la plaza Oliva Gasque, donde se encuentra el domicilio de la familia Romero.

“Los pueblos de Teruel son pueblos de buena gente, de personas trabajadoras, conocidas por su hospitalidad y su buen hacer. De gente honrada y gente de buen corazón. Gente que pagamos nuestros impuestos como cualquier otro ciudadano y que, sin saber por qué, no tenemos garantizados los mismos derechos que los habitantes de zonas más pobladas”, prosigue el comunicado leído esta tarde.

“¿Somos distintos a los habitantes de las grandes ciudades? ¿Acaso nosotros pagamos menos impuestos que otros ciudadanos? Quizás nosotros, a los que las altas esferas parece que nos consideran ciudadanos de segunda, nos tenemos que conformar con tener una seguridad precaria y unos servicios mediocres”, pero “no vamos a permitir esto”, aseguran.

Los calandinos han protestado porque la Guardia Civil, en el medio rural, “no dispone de medios ni preparación suficiente” para hacer frente a casos de extrema peligrosidad, por lo que consideran que Delegación del Gobierno debería haber movilizado “unidades especializadas” desde el día 5, “sin esperar al día 15, momento en el que, se supone, había un dispositivo preparado” que sólo se puso en marcha tras los asesinatos y que dio como resultado la detención del asesino ocho horas después en Cantavieja.

Por ello, exigen que les cuenten “la verdad de lo ocurrido” y “que no se corra una cortina de humo para despistarnos”.

Convienen en que “el malo es el malo, eso todos lo sabemos y esperemos que se le castigue como es debido, pero queremos saber la única verdad y no la que nos quieran contar, puesto que un mes después seguimos sin tener respuestas”, reiteran.

Por ello, instan a la ciudadanía a hacerse escuchar porque “no podemos dejar que esta atrocidad caiga en el olvido, no podemos permitir que nos olviden, no podemos creer que no se puede hacer nada, no podemos ignorar la realidad, no pueden hacernos vivir en una mentira. Vivimos en pueblos, sí, pero sabemos cuándo nos quieren engañar”.

“Allá donde estéis, Víctor, Víctor Jesús y José Luis, sabed que no vamos a dejar que estos hechos queden en el olvido. Os fuisteis como héroes y así os recordaremos”, destaca el manifiesto.

Piden justicia

Los amigos y familiares de Víctor Romero piden también que Igor El Ruso “se pudra en la cárcel”, pero estiman que, “por desgracia, no va a ser así” porque “la justicia, si no hacemos nada por cambiarla, no podrá impedir que en 20 años vuelva a ser libre este asesino”.

Por ello, piden que se endurezcan las leyes “para este tipo de atrocidades”, pues de lo contrario “volveremos a lamentarnos y rezaremos por no cruzarnos en su camino” cuando salga de la cárcel.

“Nos sentimos desprotegidos y con miedo, la situación día tras día sigue empeorando. Seguimos con inseguridad viendo cómo siguen sucediendo hechos delictivos en toda la provincia, como los recientes robos en nuestra propia localidad”, alertan.

La convocatoria tenía también por objeto agradecer las muestras de cariño que la familia ha recibido desde que se produjeron los fatales hechos.

Tras la lectura del manifesto, ha tenido lugar una misa funeral en la iglesia de Nuestra Señora de la Esperanza.

Portada de Hoy
Encuesta

¿Es acertada la sanción de 1.200 euros a Interpeñas por una becerrada ensogada con presencia de menores?

© 2018 Diario de Teruel. All rights reserved.