aragóndigital.es
Síguenos en...
Viernes, 22 de junio de 2018
CULTURA

11/1/2018

La Sala Maravillas acogerá un ciclo de cine negro durante el FAN 2018

Se proyectarán tres películas gratuitamente durante el fin de semana del 19 al 21 de enero
Miguel Ángel Artigas
imprimir
"Ensayo de un crimen", de Luis Buñuel, cerrará el ciclo de cine  negro que se proyectará en Teruel durante el Festival Aragón Negro 2018
"Ensayo de un crimen", de Luis Buñuel, cerrará el ciclo de cine negro que se proyectará en Teruel durante el Festival Aragón Negro 2018

La Sala Maravillas de Teruel acogerá un ciclo sobre cine negro durante el fin de semana del 19 al 21 de enero, en el contexto del Festival Aragón Negro que tendrá lugar durante la última quince de mes en 16 localidades de toda la Comunidad Autónoma.

Se proyectarán tres películas; M, el vampiro de Düsseldorf (1931) de Fritz Lang, Atraco perfecto (1956) de Stanley Kubrick y Ensayo de un crimen (1955) de Luis Buñuel. Las sesiones serán gratuitas y tendrán lugar a partir de las 22.30 horas. 

El ciclo arrancará el viernes, 19 de enero, con uno de los grandes clásicos del cine. Considerada una de las obras maestras del director austríaco Fritz Lang, M, el vampiro de Düsseldorf pasa por ser uno de los filmes iniciadores de las formas típicas del cine negro, como la utilización del fuera de campo, que consiste en hacer que el espectador imagine o intuya algo trascendental que está ocurriendo, pero que no se vé en pantalla, apoyándose en lo que sí se ve o en la banda sonora.

La película está inspirada en parte en Peter Kürten (1883-1931), un asesino en serie alemán que fue juzgado por varios asesinatos y asaltos sexuales cometidos entre febrero y noviembre de 1929 en Düsseldorf, y que murió guillotinado mes y medio después de su estreno en Alemania. Fue la primera película sonora de Fritz Lang, que hizo un uso magistral de este recurso, utilizando el leitmotiv musical como anticipación de lo que iba a suceder en pantalla, como en el caso del asesino, Hans Beckert, que silba la misma melodía instantes antes de aparecer. 

El papel fue interpretado por Peter Lorre en lo que fue su primera actuación protagonista, que impulsó de manera formidable su carrera, si bien la encasilló en el papel de malo. Con la llegada de los nazis al poder Lorre abandonó su país, y realizó su primer gran papel en Inglaterra con El hombre que sabía demasiado de Alfred Hitchcock, en 1934.

La película dibuja un intrincado retrato de un psicópata asesino y pedófilo, que además de verdugo es también víctima de la sociedad en la que se mueve. La policía lo busca de forma desesperada dando palos de ciego, hasta el punto de organizar numerosas redadas deteniendo a cualquier personas mínimamente sospechosa con el objetivo de tranquilizar a la población, víctima de la histeria colectiva. Los jefes del crimen de la ciudad, furiosos por la gran actividad de la policía, deciden buscar ellos mismos al asesino. Este elemento introduce un factor irónico intencionado y muy bien medido por el director, en un momento de gran inestabilidad política en Alemania, ya que el hampa y la policía persiguen en mismo fin.

Atraco perfecto

El sábado, 20 de enero, la Sala Maravillas proyectará Atraco perfecto de Stanley Kubrick. Fue la tercera película del director, en 1956, y para algunos críticos su obra más completa. Con un guion adaptado sobre la novela de Lionel White, no es demasiado original en su planteamiento, ya que se basa en la organización y ejecución de un crimer perfecto que finalmente se frusta por algún detalle absurdo, para complacer el gusto de la época –y del gobierno– y que los delincuentes puedan ser justamente castigados, que se refleja en otros filmes de la época como La jungla de asfalto de John Huston, rodada seis años antes. 

Sin embargo Atraco perfecto, además de estar rodada y montada de forma impecable, utiliza de forma magistral algunos de los recursos cinematográficos más complejos y recurrentes en el cine posterior, como la narración no lineal, en la que cada protagonista aporta un punto de vista diferente como si fueran piezas de un puzzle que poco a poco va completándose. 

Atraco perfecto cuenta la historia de Johnny Clay, que ocupa cinco años en la cárcel planificando un golpe perfecto que le permita retirarse junto a su amada. Selecciona un grupo de colaboradores no relacionados con el crimen, perdedores natos maltratados por la sociedad, con sueldos bajos y que tienen motivos para querer venganza contra la ley, para desvalijar al hipódromo durante las carreras de caballos. Todo se torcerá cuando la mujer de uno de los ladrones –por desgracia otro de los tópicos del cine negro es el papel femenino como antihéroe– le presiona para que le revele los detalles del plan, y seduce a su amante para que robe a Johnny su parte del botín. 

 

Ensayo de un crimen

La tercera película que se proyectará durante el ciclo de cine negro que el FAN 2018 pondrá en marcha en Teruel será Ensayo de un crimen (1955), película mexicana rodada por el calandino Luis Buñuel, con un guion de Eduardo Ugarte adaptado de la novela de Rodolfo Usigli.

Ensayo de un crimen es una comedia de humor negro, original y atípica en la filmografía del turolense, pero que sin embargo exhibe sus constantes cinematográficas, sus obsesiones y su sátira contra la sociedad burguesa.

También conocida como La vida criminal de Archibaldo de la Cruz, la película relata como Archibaldo, de niño, presencia la muerte casual de su institutriz justo después de desearla. A lo largo de su vida se repiten sucesos similares, lo que le hace convencerse de que es un asesino, ya que su mero deseo de que mueran hace que varias personas perezcan. Finalmente se entrega a la policía y se autoinculpa de ser un asesino, y ante la autoridad que lo interroga descubre los secretos íntimos de su vida, en los que mezcla lo que realmente ha sucedido con lo que ha imaginado o lo que hubiera deseado que ocurriera. Finalmente el juez le deja en libertad pronunciando una de las frases célebres de la filmografía de Buñuel, y que entronca con el pensamiento de la escuela surrealista, “el pensamiento no delinque”. Si no fuera así, afirma el juez, media humanidad estaría en la cárcel.  

Ensayo de un crimen fue protagonizada por Ernesto Alonso y Miroslava Stern, actriz mexicana de origen checoslovaco que se suicidó tras el rodaje de esta película. 

Portada de Hoy

© 2018 Diario de Teruel. All rights reserved.